Morcilla de verano

#Verduras, hortalizas y ensaladas 04 agosto 2018



Recuerdo aquellos días en la playa que verano tras verano me vio crecer. Ella fue testigo de la salida de mi primer diente, de mis horas de espera inquieta para ver a quien me había robado el corazón poniendo en su lugar mariposas, y la que ahora, cuando nos reencontramos, ve resbalar lágrimas de sal sobre mis mejilas al verla tan malherida. 


Por aquellos años el mar era tan libre como yo. Después de los inviernos de casa al colegio y del colegio a casa, el verano era para mi como la jaula abierta del pájaro encerrado. El mar y yo nos entendíamos, muy pronto aprendí a nadar y allí, mecida en sus aguas, mi piel se iba tostando y mi mente se iba serenando.


Recuerdo el olor a pan recién horneado y a las morcillas que mi vecino el carnicero preparaba a diario. Mi madre me las pasaba por la sartén y aquellos bocadillos eran el festín que completaba la felicidad de aquellos años. 


Ahora aquel mar ya no es libre, no supieron conservar su singular belleza y andan buscando soluciones y excusas para que nadie se sienta culpable. Ojalá algún día pueda volver a ser lo que fue en aquellos veranos de mi infancia. 


Mi vecino el carnicero sigue haciendo morcillas, pero yo también dejé de ser libre y ahora debo cuidar más la alimentación. Afortunadamente Thermomix® es mi gran aliada en esos menesteres y con ella puedo preparar esta receta  que se asemeja bastante a la morcilla de cebolla, con la ventaja de que es baja en calorías. 


Es curioso como un simple bocado puede evocar recuerdos de una manera tan intensa que nos hace sentir que el tiempo no ha pasado. 


Ingredientes:



  • 400 g de berenjena, lavada y sin pelar

  • 200 g de cebolla

  • 50 de aceite

  • piñones

  • oregano

  • pimienta 

  • sal


Preparacion:



  1. Echar la berbejena en el vaso y trocear 4 seg.  veloc 4,5, reservar.

  2. Echar la cebolla y picar 2 seg, velc. 5

  3. Añadir los piñones, el aceite, la berenjena, el orégano, la sal y la pimienta  y sofreir 25 min., 120°, Giro izquierda, velc cuchara (TM31,  temp. varoma). 

  4. Servir.


En mi caso la acompañé de un huevo frito, pero también podéis cocerlos en el Varoma; si los queréis tomar duros los ponéis los 25 minutos del sofrito, si los queréis poché ponerlos, cascados sobre un papel film, los últimos 7 minutos, aumentando en ambos casos la temperatura a Varoma. 


Esta receta está indicada para dietas bajas en calorías y para amantes de la  comida vegetariana.


Ojalá la probéis y os evoque recuerdos tan felices como los míos.